!Importa de manera segura tus mercancías¡

Contrata un seguro de mercancías y minimiza las pérdidas materiales que te pueda ocasionar un accidente o desastre.
Toda mercancía al ser transportada es susceptible de todo tipo de imprevistos o de sufrir algún accidente, que puede ir desde una rotura hasta su completa desaparición, generando severas pérdidas económicas, de inversión, clientes, o incluso, insolvencia parcial para una empresa.

La mayoría pensamos que los transportistas son los responsables de recoger y entregar la mercancía sin ningún daño, sin imaginarnos las diferentes situaciones ajenas por las que pasan los transportistas, que pueden llegar a generar averías a los bienes transportados, como podrían ser las malas condiciones del clima, algún accidente o hasta asaltos.

Por todo lo anterior, además de elegir el empaque y embalaje que mejor se adapte a tu mercancía para brindarle mayor protección durante su transportación, es muy importante que consideres contratar un ‘seguro de mercancía’, el cual puede cubrir desde una perdida parcial, hasta la perdida total de tus bienes.

Al contratar el seguro de tu mercancía bajo una cobertura puerta-a-puerta podrás proteger tu carga durante su transporte, después de haber llegado al puerto y/o aeropuerto de destino.

Sin embargo, es importante saber que existe un seguro de contenedor que puedes solicitar para embarques marítimos. Este servicio te permitirá evitar pagos compensatorios adicionales, pues independientemente de la mercancía asegurada, este equipo no está cubierto, por lo que se tendrá que realizar un pago acorde al valor depreciado que la naviera confirme en caso de un robo y/o accidente que provoque que la caja no pueda ser devuelta en tiempo y buenas condiciones.

Una vez que hayas asegurado tu mercancía, toma en cuenta los siguientes consejos para hacer válida tu póliza:

Cómo activar mi seguro de mercancías

  • Es muy importante que tomes en cuenta que un seguro no se activa automáticamente cuando ocurre un siniestro, así que lo primero que deberás hacer (en caso de que hubiera indicios de que tu mercancía estuviera dañada), será dar aviso inmediato, tanto por escrito como vía telefónica, para poder activar tu seguro.
  • Una vez notificado el siniestro, sigue las instrucciones de tu broker o cía. de seguros, ya que cualquier tramite o denuncia realizada fuera de término no será considerada.

La documentación mínima que generalmente debe presentarse es:

  • Póliza de seguro.
  • Carta de reclamación.
  • Factura comercial.
  • Copia de los documentos de transporte (AWB, BL o Carta de Porte).
  • Cartas de protestas formales a los posibles responsables del daño y/o perdida. A través de éstas, el beneficiario responsabilizará a las terceras partes que hayan intervenido en la operación.
  • Lista de empaque.
  • Fotografías de la carga dañada.
  • Actas levantadas ante las autoridades (en caso de robo).

En caso de que la mercancía dañada sea de tipo perecedero, deberá agregarse:

  • Carta de frío.
  • Reporte y survey de pre-embarque.
  • Lectura de termógrafos.
  • Packing-list valorizado y firmado por clientes.
  • Para que el seguro pueda entrar en acción, es importante que notifiques de manera inmediata o dentro de los primeros 2 o 3 días después del siniestro. La presentación tardía de cualquiera de los documentos anteriormente mencionados, o de cualquier otro documento que pida la aseguradora, retrasa la resolución del reclamo.

A pesar de que la mayoría de las pólizas cubren todo tipo de siniestros y desastres, hay algunas excepciones que deberás considerar:

  • Conducta dolosa del asegurado.
  • Negligencia en conducción por parte del operador del transporte.
  • Derrames usuales, pérdidas naturales de peso o volumen.
  • Insuficiencia o inapropiado embalaje.
  • Vicio propio.
  • Pérdida, daño o gastos causados por demora.